Skip main navigation
cerrar
Saltar navegador principal

Revelaciones

en contexto

Conozca los acontecimientos de trasfondo de las secciones de Doctrina y Convenios, con nuevas perspectivas sacadas del proyecto Documentos de José Smith

“También el hombre fue en el principio con Dios”

D. y C. 93

José Smith aprendió que el hombre y la mujer son coeternos con Dios y pueden llegar a ser como Él. Hablando con la seguridad de la revelación, él enseñó: “El alma, la mente del hombre, ¿de dónde vino? Los instruidos dicen que Dios la creó en el principio; pero no es así. Lo sé. Dios me lo ha revelado”.

“Al ver la fidelidad”

Declaración Oficial—2

Las experiencias de tres matrimonios —Charlotte Andoh-Kesson y William Acquah, de Ghana; Helvécio y Rudá Tourinho Assis Martins, de Brasil; y Joseph y Toe Leituala Freeman, de los Estados Unidos— arrojan luz sobre cómo fueron para los Santos de los Últimos Días de color los años que precedieron a la revelación de 1978, la cual puso el sacerdocio y las bendiciones del templo a disposición de los miembros de la Iglesia independientemente de su raza.

Paz y guerra

D. y C. 87

La resolución pacífica de la Crisis de la Anulación complació a todos, pero debió haber desconcertado a José Smith. Él y los demás probablemente esperaban que el cumplimiento de su profecía del día de Navidad en cuanto a la guerra se desplegara ante ellos en 1833.

“Sentimos gran regocijo en el corazón al oírle hablar”

D. y C. 129, 130, 131

En Nauvoo, José Smith sintió una urgencia cada vez mayor de comunicar conocimiento espiritual a los santos. Su secretario, William Clayton, registró las palabras del Profeta en su propio diario o en el que llevaba para José. Esas entradas se utilizaron más tarde como la base para varias de las secciones de Doctrina y Convenios.

En espera de la palabra del Señor

D. y C. 97, 98 y 101

En revelación a José Smith se declaró que el condado de Jackson sería “el sitio para la ciudad de Sion”. También en revelación se había llamado a William W. Phelps a mudar a su familia a ese lugar, a poner una imprenta y a “[establecerse] como impresor de la iglesia”. Los santos habían sacrificado mucho para edificar Sion. ¿Podrían simplemente abandonarla?

Recuerdos del martirio

D. y C. 135

Los informes de la muerte violenta de los dos hermanos causaron conmoción entre los santos de Nauvoo. En un solo día habían perdido a su profeta y a su patriarca. Para muchos de ellos, José y Hyrum también fueron amigos y modelos a seguir, hombres que les habían ayudado y bendecido en tiempos de necesidad. En los días, semanas y meses posteriores al martirio, los santos rindieron homenaje por escrito.

“El diezmo de mi pueblo”

D. y C. 119–120

¿Cómo harían los santos para recolectar los medios necesarios para construir otra ciudad con un templo?

Newel K. Whitney y la Firma Unida

D. y C. 70, 78, 82, 92, 96, 104

Desde los inicios de la restauración de la Iglesia, el Señor dio a José Smith tareas cuya realización requería medios temporales. Edificar las comunidades de Sion requería tierras y recursos. Proclamar al mundo el Evangelio revelado requería tener acceso a una imprenta. La Firma Unida se fundó para coordinar y financiar esos ambiciosos esfuerzos.

“Vela especialmente por tu familia”

D. y C. 118, 126

Mary Ann Angell conoció a Brigham Young en Kirtland en 1833. Bautizada en 1832, Mary Ann fue una de las primeras conversas debido a su testimonio del Libro de Mormón. Ella testificó que “el Espíritu le dio testimonio… de la verdad de su origen, con tanta fuerza que nunca pudo tener dudas acerca de él después de eso”.

“De gobiernos y leyes”

D. y C. 134

En la década de 1830, los líderes de la Iglesia tuvieron que hacer frente a un complicado panorama político. Esta declaración sobre los gobiernos, que pasó a ser parte de los libros canónicos en 1835, estableció los principios que guían las relaciones de la Iglesia con las “potestades [seculares] existentes”.

Susa Young Gates y la visión de la redención de los muertos

D. y C. 138

Susa Young Gates fue una de las mujeres Santos de los Últimos Días más prominentes de su época. Mujer de determinación y energía indomables, su principal motivación era la genealogía y la obra del templo, un área por la que había abogado durante más de una década, tomando una posición de liderazgo entre los Santos de los Últimos Días.

“Una Casa a nuestro Dios”

D. y C. 88, 94, 95, 96, 97, 109, 110, 137

El 1 de junio de 1833, José Smith recibió una revelación que contenía una severa reprimenda: “… habéis cometido un pecado muy grave contra mí”, declaró el Señor, “al no haber considerado en todas las cosas el gran mandamiento que os he dado concerniente a la edificación de mi casa”.

Jesse Gause: Consejero del Profeta

D. y C. 81

D. y C. 81 se puede leer en la actualidad no solo como una revelación dirigida a uno de los primeros miembros de la Iglesia, sino también como un consejo para cualquier persona que esté dispuesta a apoyar al Profeta.

El mensajero y el Manifiesto

Declaración Oficial 1

El presidente Cannon alzó su mano en apoyo al Manifiesto junto con la mayor parte de la congregación. Pero el peso de unificar una audiencia dividida en lo que él llamó un “asunto extremadamente delicado”, parecía casi imposible de sobrellevar. 

Una escuela y una investidura

D. y C. 88, 90, 95, 109, 110

Solo siete años después de su organización, la Iglesia envió por primera vez misioneros a países extranjeros. La Escuela de los Profetas y el Templo de Kirtland desempeñaron funciones centrales en la preparación de los élderes para llevar el Evangelio al mundo. 

Más de un tesoro

D. y C. 111

La revelación que llegó a ser Doctrina y Convenios 111 no se cumplió en la forma en que los líderes de la Iglesia esperaban en 1836. Cinco años después, buscaron otra oportunidad de ser instrumentos para ayudar a que se cumplieran las promesas del Señor.

Ezra Booth e Isaac Morley

D. y C. 57, 58, 60, 61, 62, 63, 64, 71, 73

Muchos de los misioneros que viajaron a Misuri en 1831 se sintieron decepcionados al principio con lo que encontraron allí. Pero cada uno de ellos abordaría su decepción de distintas formas.

“Abandono cualquier otro asunto”: Los primeros misioneros

D. y C. 42, 75, 79, 80, 84, 99

Muchos de los primeros Santos de los Últimos Días sintieron fervorosos impulsos personales de compartir el Evangelio. La revelación recibida por medio del Profeta ayudó a orientar y organizar su labor misional formal, y estableció los cimientos del servicio misional de las generaciones futuras.

La ofrenda aceptable del Campo de Sion

D. y C. 103, 105

Después que los santos fueron expulsados por el populacho del Condado de Jackson, Misuri, el Señor llamó voluntarios de los estados del Este para que se dirigieran al Oeste a ayudar a proteger a sus hermanos en la fe. Nathan Baldwin estaba entre aquellos que ofrecieron su tiempo y su energía por la causa de Sion y más tarde registraron sus perspectivas acerca de esta experiencia.

“Este será nuestro convenio”

D. y C. 136

La “Palabra y la Voluntad del Señor”, declarada a Brigham Young en 1847, no solo sirvió para organizar el viaje hacia el oeste de los pioneros, sino que también ayudó a convertir una necesidad desafortunada en una profunda experiencia espiritual común.

Mercy Thompson y la revelación sobre el matrimonio

D. y C. 132

“Algunos pueden pensar que yo podría envidiar a la reina Victoria en toda su gloria”, escribió Mercy Fielding Thompson. “No mientras mi nombre aparezca en esta dispensación junto al de las primeras mujeres selladas a un esposo fallecido por medio de la revelación divina”.

El lugar central

D. y C. 52, 57, 58

Las primeras revelaciones relativas a Sion indicaban que incluiría a “los ricos y los instruidos”, pero también a “los pobres, los cojos, los ciegos y los sordos”. En definitiva, todos los hijos de Dios se sentarían a la misma mesa. Todos compartirían el espacio sagrado de Dios.

Warren Cowdery

D. y C. 106

Warren Cowdery formaba parte de una relación dinámica y bidireccional entre los lugares centrales y las ramas distantes durante los primeros años de la Iglesia. Como líder local de la Iglesia, ministró a los nuevos conversos al mismo tiempo que ayudaba a alojar a los misioneros y los líderes de Kirtland.

Se obró sobre él para buscar revelación

D. y C. 108

Lyman Sherman había seguido las impresiones del Espíritu de unirse a la Iglesia y recorrer mil seiscientos kilómetros con el Campo de Sion. Pero él aún sentía un anhelo profundo y personal de saber cuál era su situación ante el Señor.

La restauración del antiguo orden

D. y C. 102, 107

La autoridad del sacerdocio se restauró en 1829, pero organizar la Iglesia a la manera del Señor requirió tiempo. La revelación ayudó a establecer el sistema de consejos y los quórumes del sacerdocio como características fundamentales de la Iglesia.

Far West y Adán-ondi-Ahmán

D. y C. 115, 116, 117

Estas revelaciones no sólo señalaron nuevos lugares de recogimiento para los santos del norte de Misuri, sino que impregnaron esos lugares con un pasado sagrado y un futuro glorioso.

La organización de la Iglesia en Nauvoo

D. y C. 124, 125

El 19 de enero de 1841, José Smith recibió una revelación que trazó el curso de la Iglesia en Nauvoo.

Las cartas en cuanto al bautismo por los muertos

D. y C. 127, 128

Poco a poco, y a lo largo de varios años, el Señor le reveló a José Smith y a sus sucesores las doctrinas relacionadas con el bautismo por los muertos.

La Palabra de Sabiduría

D. y C. 89

En 1833, en el momento en que las personas comunes y corrientes comenzaron a preocuparse por su propia higiene y salud corporal, la Palabra de Sabiduría llegó para iluminarles el camino.

Dentro de los muros de la cárcel de Liberty

D. y C. 121, 122, 123

La carta de José Smith a los santos desde la cárcel de Liberty contiene tres secciones que actualmente figuran en Doctrina y Convenios.

Una misión a Canadá

D. y C. 100

La primera misión de proselitismo formal de José Smith tuvo lugar cuando un miembro de la Iglesia le pidió que fuera a Canadá.

La ley

D. y C. 42

Antes de que la Iglesia se trasladara a Ohio, a José Smith se le prometió: “…allí os daré mi ley”. Poco después de la llegada de José a Kirtland, recibió la revelación prometida.

Un ‘obispo de mi iglesia’

D. y C. 41, 42, 51, 54, 57

En 1831, Edward Partridge fue llamado por revelación a ser el primer obispo de la Iglesia restaurada, un llamamiento que forjó el resto de su vida.

Traducción de José Smith de la Biblia

D. y C. 45, 76, 77, 86, 91

La traducción de la Biblia que hizo José Smith sirvió de catalizador para varias revelaciones que han pasado a formar parte de Doctrina y Convenios como Escrituras.

Es preciso que todas las cosas se hagan con orden

D. y C. 28, 43

En una serie de revelaciones en los primeros días de la historia de la Iglesia se estableció a José Smith como el portavoz del Señor para la Iglesia.

Ezra Thayer: de escéptico a creyente

D. y C. 33

En principio, Ezra Thayer rechazó el Libro de Mormón, pero cambió de opinión cuando escuchó predicar a Hyrum Smith y su conversión condujo a una revelación en la que se le llamaba al ministerio.

James Covel y los ‘afanes del mundo’

D. y C. 39, 40

Cuando el predicador metodista James Covel (Covill) estuvo a punto de convertirse, la joven Iglesia aprendió una lección.

Llamamiento de Orson Pratt a servir

D. y C. 34

Orson Pratt aceptó el Evangelio sin reservas y se dirigió inmediatamente a José Smith para preguntar qué podría hacer para colaborar en la obra de la Restauración.

Índice por número de sección

Buscar artículos según las secciones que tratan de Doctrina y Convenios.

‘La visión’

D. y C. 76

La visión de la eternidad que fue mostrada a José Smith y Sidney Rigdon en 1832 tuvo tanto impacto en la Iglesia que llegó a conocerse como “la visión”.

La experiencia de los Tres Testigos

D. y C. 17

El Señor confirmó mediante revelación que los tres testigos de las planchas del Libro de Mormón que se habían prometido serían Oliver Cowdery, David Whitmer y Martin Harris.

‘Trasladaos a Ohio’

D. y C. 35, 36, 37, 38

Cuando una de las primeras misiones hacia el oeste se detuvo en Ohio, el resultado fue la conversión de personas influyentes y nueva dirección para la joven Iglesia.

‘Edifica mi iglesia’

D. y C. 18, 20, 21, 22

Mucho antes de que se publicara el Libro de Mormón, José Smith sabía que él había sido llamado para establecer una nueva iglesia.

Leman Copley y los tembladores

D. y C. 49

Leman Copley fue uno de los tembladores que se convirtió a la Iglesia. Su interés en predicar el Evangelio restaurado a sus antiguos correligionarios condujo a un encuentro que pondría a prueba su compromiso con su nueva fe.

El don de Oliver Cowdery

D. y C. 6, 7, 8, 9, 13

El Señor instó a Oliver Cowdery a utilizar sus dones espirituales para participar con José Smith en la traducción del Libro de Mormón. La experiencia de Cowdery como escriba consolidó su fe en la Restauración.

‘Edifica mi iglesia’

D. y C. 18, 20, 21, 22

Mucho antes de que se publicara el Libro de Mormón, José Smith sabía que él había sido llamado para establecer una nueva iglesia.

El camino de la Rama Colesville

D. y C. 26, 51, 54, 56, 59

Desde Nueva York hasta Misuri, un grupo de santos de Colesville permaneció leal a José Smith y a la Iglesia que él fundó.

El apoyo que recibió José Smith en el hogar

D. y C. 4, 11, 23

Los miembros de la familia de José Smith se encontraban entre sus primeros y más fervientes partidarios. Estas revelaciones los ayudaron a comprender su función en el establecimiento de la Iglesia del Señor.

Las cinco preguntas de William McLellin

D. y C. 1, 65, 66, 67, 68, 133

William McLellin se encontró por primera vez con José Smith en la época en que se tomó la decisión de publicar el Libro de Mandamientos. Su experiencia lo convenció de que José era un profeta verdadero.

Las familias Knight y Whitmer

D. y C. 12, 14, 15, 16

Las familias Knight y Whitmer fueron pilares clave en la traducción del Libro de Mormón desde sus inicios. Estas revelaciones se dieron para aclarar sus funciones en la Restauración.

Una misión a los lamanitas

D. y C. 28, 30, 32

Oliver Cowdery, Parley P. Pratt, Peter Whitmer, hijo, y Ziba Peterson fueron llamados a predicar a los lamanitas. Su misión tendría consecuencias de largo alcance para el futuro de la Iglesia.

El entusiasmo religioso entre los primeros conversos de Ohio

D. y C. 46, 50

Cuando José Smith llegó a Ohio en enero de 1831, era evidente que “algunos conceptos raros y espíritus falsos habían encontrado lugar entre” los nuevos conversos de ese lugar.

'Eres una dama elegida'

D. y C. 24, 25, 26, 27

La vida de Emma Smith como esposa del Profeta de la Restauración estuvo llena de bendiciones y revelaciones así como de muchas pruebas.

La fe y la caída de Thomas Marsh

D. y C. 31, 112

Thomas B. Marsh fue el primer Presidente del Quórum de los Doce Apóstoles, antes de que las disensiones le ocasionaran la pérdida de sus derechos de miembro por dos décadas.

Las contribuciones de Martin Harris

D. y C. 3, 5, 10, 17, 19

La historia de la conversión de Martin Harris y sus contribuciones a la publicación del Libro de Mormón proporcionan el marco histórico de varias de las primeras revelaciones de José Smith.

El libro de John Whitmer

D. y C. 47, 69

John Whitmer fue un siervo renuente cuando recibió el llamamiento de historiador en los primeros días de la historia de la Iglesia, pero fue guiado en su oficio mediante revelación.

Introducción a las series

Las revelaciones que se hallan en Doctrina y Convenios son el fruto de un diálogo continuo entre el Señor y Su pueblo, pero en muchos casos, Doctrina y Convenios contiene solo la mitad del diálogo: las respuestas reveladas del Señor. Esta serie relata las historias que hay detrás de cada una de las revelaciones.