Pioneros

    en toda tierra

    De Tahití a Taiwán, los Santos de los Últimos Días pioneros edifican la Iglesia en todo el mundo.

    “Una vida más feliz y abundante”

    Santos en Brasil viajan doce días para asistir al templo

    A miles de kilómetros del templo más cercano, los miembros de la Iglesia de Manaos, Brasil, realizaron un largo viaje por tierra y mar en 1992 para recibir las ordenanzas en el templo.

    “Lo mínimo que podía hacer”

    Lo que una familia de Tasmania sacrificó para ir al templo

    Cuando se dedicó el Templo de Hamilton, Nueva Zelanda, en 1958, la familia Bender sacrificó todo lo que tenía para poder asistir.

    Al más pequeño de éstos

    La escuela de Olivas Aoy

    El servicio cristiano que Olivas Aoy prestó a los niños desfavorecidos de El Paso es un ejemplo claro de la exhortación que el Señor hizo a los Santos de los Últimos Días, que “deben estar anhelosamente consagrados a una causa buena, y hacer muchas cosas de su propia voluntad y efectuar mucha justicia”.

    El amor por las letras

    El legado de Mabel Jones Gabbot

    En los servicios bautismales, los niños de ocho años vestidos de blanco a menudo cantan junto con familiares y miembros de su barrio “En Judea siglos hace, / fue Jesús a ver a Juan, / y por él fue bautizado / en las aguas del Jordán” (“El bautismo”,

    Para que seamos uno

    La historia del proyecto holandés de papas

    Después de la Segunda Guerra Mundial, los miembros holandeses de la Iglesia plantaron papas (patatas) juntos para ayudar a sanar heridas espirituales y restaurar la unidad. El proyecto adquirió un nuevo significado cuando se les pidió que enviaran su cosecha a Alemania.

    Esta gran oportunidad

    Elizabeth McCune y las primeras hermanas misioneras

    Elizabeth McCune viajó a Europa en 1897 con su familia. Su deseo de compartir su testimonio dio lugar a que la presidencia de misión solicitara que se llamasen a hermanas misioneras.

    “Para que conozcan los convenios del Señor”

    Olivas Aoy and the Book of Mormon

    La breve estancia de Olivas Aoy entre los mayas causó una impresión duradera en su vida. Ya sensible a las necesidades de los oprimidos, quizás por su carácter o por su formación franciscana, se marchó de Yucatán con un renovado afán por defender a los oprimidos y desfavorecidos, dondequiera que los encontrara.

    “Un compromiso con Dios”: La decisión de Virgilio Simarrón

    Las raíces de la Iglesia en Guayacana, Ecuador

    Virgilio Simarrón era líder en la comunidad indígena Chachi, al norte de Ecuador, un cargo que ocuparon los miembros de su familia durante muchas generaciones. No obstante, la vida de Virgilio cambió en 1996, cuando su hijo Wilson regresó de sus estudios con ejemplares del Libro de Mormón.

    Lillian Ashby y los Dharmaraju

    Cómo una mujer ayudó a llevar la Iglesia a India

    Cuando Lillian Ashby recibió a los 37 años un llamamiento misional para servir con su esposo en Samoa, sabía que sólo le quedaban unos meses de vida. A pesar de su lucha contra el cáncer, su misión tuvo un efecto duradero en una persona, una familia y una nación.

    Llevar el Evangelio a casa, a Camboya

    Cómo Vichit Ith llevó su nueva religión a su tierra natal

    Veinte años después de verse obligado a abandonar su tierra natal por causa de la guerra, Vichit Ith regresó para dar a conocer la Iglesia que le había ayudado a encontrar la paz.

    “En la casa de mi Padre muchas moradas hay”

    El legado de fe de Green Flake

    Nacido en esclavitud en Carolina del Norte, Green Flake se bautizó en la Iglesia SUD en 1844 y perteneció a la primera compañía pionera en llegar a Salt Lake.

    “Esta piedra llega a nosotros ahora”

    Los santos de Togo ven la profecía de Daniel cumplirse

    “Cuando me bauticé, lo primero que deseé hacer fue proclamar este Evangelio en Togo”.

    “¡Era la verdad!”

    Converso llegó a ser fundamental para la Iglesia en Jamaica

    La familia de Victor Nugent se bautizó más de cuatro años antes de que la Iglesia se organizara en Jamaica y, debido a su fidelidad, se convirtió en la columna vertebral del Evangelio restaurado en ese país.

    “Lo aceptaré con fe”

    Converso abrazó el Evangelio a pesar de que el sacerdocio le fuera prohibido

    Cuando George Rickford supo, en 1969, que no podría poseer el sacerdocio por razón de su linaje, su primera reacción fue echar a los misioneros de su casa.