Pioneros

    en toda tierra

    Al más pequeño de éstos

    La escuela de Olivas Aoy


    Descargar: Pequeño | Grande

     

    Olivas Vila Aoy, oriundo de España, se unió a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Nuevo México a principios de la década de 1880. Él formó parte del equipo que tradujo el Libro de Mormón al español. No obstante, a Aoy se lo recuerda mejor como un pionero de la educación en El Paso, Texas, donde fue el primer maestro que enseñó a los alumnos de habla hispana. Empezó la escuela sin ninguna expectativa de que se le pagara y utilizó sus propios ahorros para hacerla funcionar durante siete meses. Además de que ayudó a que sus alumnos se prepararan para entrar en las escuelas públicas, en las cuales sólo se hablaba inglés, a menudo les proporcionaba alimentos, medicina y asesoramiento. Cuando los fondos de Aoy comenzaron a agotarse, sus amigos hicieron conocer de su difícil situación a la ciudad, y la mesa directiva escolar pronto empezó a financiar su escuela. Aun así, dedicó la mayor parte de su pequeño sueldo a las necesidades de sus alumnos.

    Cuando Aoy murió en 1895, lo extrañaron mucho, tanto los líderes de la ciudad como las familias, a quienes su sacrificio les había tocado tan profundamente. Ellos grabaron en su lápida un pasaje del Evangelio de Mateo: “En cuanto lo hicisteis a uno de éstos, mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo 25:40). El servicio cristiano que Olivas Aoy prestó a los niños desfavorecidos de El Paso es un ejemplo claro de la exhortación que el Señor hizo a los Santos de los Últimos Días, que “deben estar anhelosamente consagrados a una causa buena, y hacer muchas cosas de su propia voluntad y efectuar mucha justicia” (D. y C. 58:27).

    Para más información sobre la relación de Aoy con el Libro de Mormón, véase “‘Para que conozcan los convenios del Señor’: Olivas Aoy y el Libro de Mormón”.