Pioneros

    en toda tierra

    “En la casa de mi Padre muchas moradas hay”

    El legado de fe de Green Flake

    Jonathan A. Stapley y Amy Thiriot

    El 7 de abril de 1844, José Smith se puso en pie en su última conferencia general y pronunció el que muchos consideran que fue su mejor sermón. Su tema, la relación del hombre y Dios, transformó la comprensión de los miembros de la Iglesia restaurada. Ese mismo día, John Brown, un misionero en Misisipi, anotó en su diario: “Ordenamos a dos élderes el mismo día: los hermanos James M. Flake y Washing[ton] N. Cook. También bauticé a dos hombres de color, Allen y Green, propiedad del hermano Flake”1.

    Green nació como esclavo en la plantación de Jordan Flake cerca Wadesboro, condado de Anson, Carolina del Norte, a mediados de la década de 18202. Más tarde, el hijo de Jordan, James Madison Flake, llevó a Green a Misisipi para colonizar la tierra que había quedado vacía tras la reubicación forzosa de los indígenas de las Cinco Tribus Civilizadas. Fue en Misisipi donde James, su esposa, Agnes Love Flake, y sus esclavos conocieron al élder Benjamin Clapp y se unieron a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

    La familia Flake viajó primero a Nauvoo, Illinois, y luego a Winter Quarters. Cuando la primera compañía de santos partió hacia las Rocosas, tres familias de conversos procedentes de Misisipi enviaron a sus esclavos con aquella vanguardia de pioneros. Los esclavos Green Flake, Oscar Crosby y Hark Lay (luego Wales) tenían que preparar casas para las familias en su destino.

    A pesar de que las referencias que los miembros de la compañía escribieron sobre los hombres de color que viajaban con ellos no eran muy halagadoras, éstos fueron una parte vital de la ruta pionera3. Cuando Brigham Young estaba enfermo en el cañón Emigration, mandó a Green y a otros por delante para que prepararan el camino. Green manejó el primer carromato por el cañón Emigration4, y cuando el presidente Young llegó al valle, Green ya había plantado cultivos. Cuando James y Agnes Flake llegaron al Valle de Lago Salado en octubre de 1848, vieron que Green les había edificado una cómoda cabaña de troncos en la zona de South Cottonwood, en el valle.

    James falleció pronto, y tres años más tarde su viuda Agnes y sus tres hijos pequeños se asentaron en San Bernardino, California. Agnes se llevó a su esclava, Liz, con ella, pero dejó a Green en el Valle de Lago Salado. Varios años más tarde, mientras Agnes agonizaba, solicitó a Amasa Lyman que le escribiera a Brigham Young para pedirle que vendiera a Green Flake a fin de recaudar fondos para la familia. No se efectuó venta alguna, tal vez porque Green se consideraba un hombre libre tras el fallecimiento de James Madison Flake en 1850.

    Green Flake se casó con Martha Crosby, hija de Vilate Crosby y hermanastra de Hark (Lay) Wales y Oscar Crosby. Si bien todavía era una esclava, Martha se había bautizado junto con los miembros de la familia Crosby en Misisipi, casi al mismo tiempo que Green. Green y Martha tuvieron dos hijos, Lucinda y Abraham. Green vivió la mayor parte del resto de su vida en una zona del Valle de Lago Salado conocida como Union. Cultivó la tierra y participó en empresas mineras con familiares de Martha, Hark Wales y Miles Litchford. Green fue un miembro activo del Barrio Union.

    Insignia del cincuentenario de la llegada de los pioneros que le fue regalada a Green Flake en 1897.
    Insignia del cincuentenario de la llegada de los pioneros que le fue regalada a Green Flake en 1897.

    Con el paso de los años, Green se convirtió en un conferenciante popular en las celebraciones del Día de los Pioneros. Durante las celebraciones de 1894, “Green Flake… hizo unos comentarios interesantes, indicando que se sentía orgulloso de haber formado parte de aquel cuerpo honorable y honrado [de los pioneros de 1847]”5. En 1896, Green se mudó a Gray’s Lake, Idaho, para estar cerca de sus hijos y nietos, pero regresó a Salt Lake City en 1897 para la celebración del Día de los Pioneros. Un periódico describió a los sobrevivientes pioneros y proclamó que “Green Flake era uno de los más interesantes de aquellos veteranos, el único sobreviviente de color del grupo de 1847. Green es un caballero anciano y vigoroso, de anchas espaldas, bondadoso y brillante que vivió muchos años en el condado de Salt Lake, pero que ahora reside en John Gray’s Lake, Idaho. Lleva gafas (anteojos), pero ésa es la única señal de vejez apreciable en él. Su voz podría confundirse con una trompeta y camina como un soldado desfilando”6.

    Green falleció en 19037. El diario Deseret Evening News dijo de él que “el hno. Flake había alcanzado la honorable edad de 76 años, lo cual significa para todo aquel que lo conoció, 76 años de trabajo duro y honrado para el beneficio de la humanidad y una exaltación en el Reino de su padre”8.

    El hno. Flake había alcanzado la honorable edad de 76 años, lo cual significa para todo aquel que lo conoció, 76 años de trabajo duro y honrado para el beneficio de la humanidad.

    The Deseret Evening News

    Sesenta años antes, cuando Green se unió a la Iglesia, un Setenta de color llamado Elijah Abel acababa de regresar de una misión, y los miembros del Quórum de los Doce estaban promocionando la propuesta de José Smith de liberar a todos los esclavos en los Estados Unidos9. Sin embargo, al poco tiempo de la llegada de Green a la Gran Cuenca, los líderes de la Iglesia comenzaron a excluir del sacerdocio a los hombres de color, un cambio que también limitó el acceso de los miembros negros al templo.

    A pesar de este cambio, Green vivió su vida en plena fe10. Esculpió una lápida para su esposa que luego compartirían ambos en el cementerio de Union. Encima de su nombre está grabado un texto desgastado y apenas legible: “En la casa de mi padre muchas moradas hay”. Esta invocación se hace eco de los sentimientos que José Smith predicó el día del bautismo de Green: “En el Reino de mi padre muchas moradas hay. ¿Qué tenemos para consolarnos con respecto a nuestros muertos? Tenemos motivo para abrigar mayor esperanza y consuelo, respecto de nuestros muertos, que cualquier otro pueblo sobre la tierra. Los hemos visto caminar dignos sobre la tierra, y los que han muerto en la fe… aguardan ahora la resurrección de los muertos para ir a la gloria celestial”11.

    Notas al pie de página

    [1] John Brown, Reminiscences and Journals, 3-7 de abril de 1844, pág. 27, microfilme de holografía, MS 1636, Biblioteca de Historia de la Iglesia SUD.

    [2] Los registros del censo sitúan el nacimiento Green Flake entre 1825 y 1828, aunque su lápida enuncia 1828. Los artículos de periódico de cuando murió indican que tenía 76 años, lo cual situaría su nacimiento en 1826 o 1827. Hacia el final de sus días Green mencionó que había nacido en “Carolina del Norte”, probablemente en Wadesboro, condado de Anson, Carolina del Norte. Green Flake, Reminiscences, en Utah Semi-Centennial Commission, The Book of the Pioneers [aprox. 1897], citado en Mormon Pioneer Overland Travel, 1847–1868.

    [3] “Fifty Years Ago Today”, Salt Lake Tribune, 31 de mayo de 1897, pág. 1.

    [4] “More Pioneers”, Deseret News, 19 de julio de 1897, pág. 2.

    [5] “The Veterans’ Reunion”, Salt Lake Herald, 21 de agosto de 1894, pág. 8.

    [6] “The Opening Day of the Jubilee”, Salt Lake Tribune, 20 de julio de 1897, pág. 1.

    [7] “Died”, Salt Lake Herald, 23 de octubre de 1903, pág. 8.

    [8] “Union. Funeral of Green Flake. Aged Colored Pioneer Laid to Rest Honored and Respected by All”, Deseret Evening News, 31 de octubre de 1903, pág. 9.

    [9] Andrew H. Hedges, Alex D. Smith y Richard Lloyd Anderson, editores, Journals, Volume 2: 1842-1843 en The Joseph Smith Papers, Dean C. Jessee, Ronald K. Esplin y Richard Lyman Bushman (Salt Lake City: Church Historian's Press, 2011), 197 y 212; General Smith's Views of the Powers and Policy of the Government of the United States (Nauvoo Ill.: John Taylor, 1844), pág. 7.

    [10] “Union. Funeral of Green Flake. Aged Colored Pioneer Laid to Rest Honored and Respected by All”, Deseret Evening News, 31 de octubre de 1903, pág. 9.

    [11] José Smith, sermón, 7 de abril de 1844, informe de Wilford Woodruff, Andrew F. Ehat y Lyndon Cook, editores, Words of Joseph Smith: The Contemporary Accounts of the Nauvoo Discourses of the Prophet Joseph (Provo, Utah: BYU Religious Studies Center, 1980), pág. 347; cf., Thomas Bullock report, Ibid., pág. 354.